autoreferencial (3) | entraron en mi cabeza (185) | libros (13) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (3) | freakeando (54) | arduino (1) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | vim (1) | zatchtronics (3) | hago (590) | canciones (79) | cover (15) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (10) | fotos (27) | nanowrimo (3) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (305) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | palitos (2) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (73) | anatemas (7) | vindicaciones (93) | perdiendo (1.371) |

eras

La tela estaba levantada en el espacio entre el mueble y la pared. El agua que salpicaba desde la bañera se acumuló poco a poco bajo la madera hasta traspasar los barnices y los plásticos. La fue pudriendo, fabricando una pulpa digerible. La pulpa posibilitó que mi baño se poblara, y la población trajo la araña y la tela.

Al cabo de bastante tiempo también acabó con la estabilidad del mueble. Lo estuve retrasando un par de meses, pero cuando ya no fue posible otra cosa lo vacié, puse los objetos en otra parte, lo tiré a la basura y fregué el suelo debajo.

Me pregunto, en serio, si algo de eso es importante. Me pregunto si que me acuerde de ello significa algo. Si haber existido se basta a sí mismo o si necesita la memoria para diferenciarse del vacío.

Y me inquieta que ese rincón como ecosistema no exista como existió, y que al mismo tiempo el rincón como espacio esté en el mismo sitio. Genera una pequeña comezón en mi cabeza. Lo miro y me entristece, me plantea cosas que zumban a mi alrededor cansinas mientras lo ignoro.

He puesto allí un aloe a tiempo parcial —el baño no tiene ventana— que funciona dos de cada tres veces. La que queda intento que no cuaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.