# perdiendo.org/museodemetralla

entraron en mi cabeza (195) | libros (18) | me lo llevo puesto (7) | pelis (1) | Renta básica (8) | series (4) | escasez (2) | freakeando (88) | arduino (1) | autoreferencial (10) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (7) | raspberry pi (3) | vim (1) | wordpress (1) | zatchtronics (3) | hago (685) | canciones (109) | cover (29) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (11) | ruiditos (6) | fotos (37) | nanowrimo (3) | novela (26) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (5) | rehab (4) | poemas (338) | Anclajes (15) | andando (3) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Destrozos (1) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (4) | palitos (27) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (87) | anatemas (8) | orbital (2) | vindicaciones (103) | perdiendo (1.553) | atranques (1) |

alucinación de nitrato de plata

he hecho fotos de ti en una pradera infinitamente verde en la que saltabas y te reías
he hecho fotos de ti en el salón, yendo a por más cerveza
fumando, regando las plantas, recogiendo trastos
he hecho fotos de ti para fijarte cuando no mirabas
te he hecho fotos, montones de fotos
en todas las posturas posibles haciendo casi cualquier cosa
montañas de fotos de ti que no están
y ya nunca
y yo tampoco

descanso

Luces de estaño
sobre fondo de neón
un cartel viejo

roto arrugado desconchado medio descolgado

marcando la entrada
el paso
gente entrando a destrozarse
gente saliendo
arrastrando los pasos
encorvando los hombros
con los ojos blandos, acuosos
como delfines replegados
en las cuencas,
húmedos y fríos y apagados y
tumbados en posición fetal,
volcados tan hacia dentro que
no pueden ver
las luces de estaño
sobre fondo de neón
que rebotan y brillan y explotan
y pierden fuerza sólo cuando
nacen otras