autoreferencial (3) | entraron en mi cabeza (183) | libros (12) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (2) | freakeando (53) | arduino (1) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | vim (1) | zatchtronics (3) | hago (495) | canciones (79) | cover (15) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (10) | fotos (20) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (300) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | palitos (2) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (71) | anatemas (7) | perdiendo (1.334) | vindicaciones (90) |

rituales de lo cotidiano

GoT se acabó. Una mierda el resultado, probablemente. Seguramente. Pero el ser humano adora enmierdarse en rutinas que no significan nada pero lo hacen. Kundera, creo que en La insoportable levedad del ser, en esa cosa con un perro y unos bollos, decía que el ser humano no puede ser feliz porque ser feliz supone las ganas de repetir, y el ser humano se aburre de la repetición. El caso es que al perro le molaba infinitamente el rollo bollo, pero el humano si no fuera por el perro estaría hasta los huevos.

Ok.

Pero el rollo lunes de levantarse a las seis de la mañana, poner a hervir la cafetera del torrent, ver el capítulo antes de ir al curro, se echará de menos. Ver lo que veas tiene su importancia, pero es secundario. No importa lo que sucede, importa, de algún modo muy importante que se me escapa, cómo está sucediendo. Lo echaré de menos.

Un par de podcast, uno sobre el estado del bienestar y otro sobre identificación biométrica. También he subido a archive.org los capítulos de PdB para que no se pierdan. Y de momento nada más, algo de hype del wow classic. No es un juego para mí, pero me hypea igual.

Porque levantarse, poner a hervir una cafetera, reunise junto al fuego, todas esas cosas. En la vida, lo esencial es formular juicios a priori sobre todas las cosas. […]En realidad, sólo existen dos cosas importantes: el amor, en todas sus formas, con mujeres hermosas, y la música de Nueva Orleans o de Duke Ellington.

there ain’t no grave, johnnie cash


|descargar|

There ain’t no grave can hold my body down
There ain’t no grave can hold my body down
When I hear that trumpet sound I’m gonna rise right out of the ground
Ain’t no grave can hold my body down

Well, look way down the river, what do you think I see?
I see a band of angels and they’re coming after me
Ain’t no grave can hold my body down
There ain’t no grave can hold my body down

Well, look down yonder Gabriel, put your feet on the land and see
But Gabriel don’t you blow your trumpet ‘til you hear it from me
There ain’t no grave can hold my body down
Ain’t no grave can hold my body down

Well, meet me Jesus, meet me. Meet me in the middle of the air
And if these wings don’t fail me I will meet you anywhere
Ain’t no grave can hold my body down
There ain’t no grave can hold my body down

Well, meet me mother and father, meet me down the river road
And momma you know that I’ll be there when I check in my load
Ain’t no grave can hold my body down
There ain’t no grave can hold my body down
There ain’t no grave can hold my body down

la ciudad y la ciudad, china miéville

La Estación de la Calle Perdido me parecío inacabable, sólo quería llegar de una vez al final para que dos cosas pendientes dejasen de molestarme. La ciudad y la ciudad no sé si es más corta, pero desde luego se hace más corta. La historia de novela negra muy meh, con un par de deux et machina que… bueno, muy pasable raspado todo.

Pero la idea de las dos ciudades es grandiosa. Cómo el protagonista habla sobre ello (cómo describe el movimiento de la Brecha ya casi al final, por ejemplo) y cómo hace que lo vivan los personajes es muy interesante.

Es la demostración práctica de la idea que, para mí, mejor define a la ficción: en ella puede pasar cualquier cosa, todo lo que se te ocurra, no importa que sean super heroes voladores o sillas con ojos, lo único de lo que tiene realmente que preocuparse es de ser coherente. Parte de las respuestas a GoT que critican a las críticas negativas es qué puedes realmente criticar en un mundo en el que hay dragones, y lo esgrimen como si fuera el argumento definitivo. Pues no, amijo, en la ficción me monto la película que quiera, pero tiene que ser coherente, no puedo cambiar las reglas de juego cada vez que me convenga sin una razón convincente. Es una obra de ficción, no el delirio de un niño de cuatro años mientras juega. Móntate un delirio si te apetece, pero no esperes que me interese.

China en La ciudad y la ciudad se inventa un motor de juego que parece estúpido en principio, lo mantiene coherente durante toda la novela y el resultado es espectacular, por mucho que el resto no haga más que acompañar el ritmo a trompicones.