autoreferencial (3) | entraron en mi cabeza (186) | libros (13) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (3) | freakeando (54) | arduino (1) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | vim (1) | zatchtronics (3) | hago (592) | canciones (79) | cover (15) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (10) | fotos (27) | nanowrimo (3) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (306) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | palitos (2) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (74) | anatemas (7) | vindicaciones (93) | perdiendo (1.375) |

ateilunado

Han pasado cosas malas que no sé si son buenas en el fondo, creo que sí, que no sé si no sé en realidad. El domingo se me cayeron dos incisivos inferiores, lo que me llevó al dentista.

A husmear en esa pesadilla personal.

Tenía que haber vuelto después de los cuatro años que han pasado tras la visita mortal. La visita mortal fue aquel primer invierno en el que me dijeron, de pronto y sin cuidado alguno, que tenían sacarlo todo y que no tenía hueso suficiente para implantes. Decidí que si el problema (se me iban a caer los dientes) era igual que la solución (me iban a arrancar los dientes) aguantaría con ellos lo que pudiera.

En el segundo invierno se me rompió la pala izquierda.

En el tercer invierno los incisivos de abajo explotaron dando un bocado como cualquier otro, y no han dejado de bailar desde entonces.

En este, el cuarto invierno, se cayeron dos de ellos.

Así que ha finales de diciembre me vaciarán la boca y me pondrán una de porcelana y titanio. El tiempo ha pasado y me ha traído hueso: ahora sí tengo.

Estoy aterrado e ilusionado al mismo tiempo. Dolor, miedo, medio año jodido. Pero quizá… ¿volver a dar un concierto?, ¿comer manzanas a bocados? ¿Sonreír?

¡Santo Bob, la risa, la carcajada!

no sé si es comprensión de nada

Hace un par de días instalé el termostato de una caldera. Escribí para el nanowrimo, limpié la cocina, solucioné un problema del servidor y actualicé el repositorio de los mensajes de discord. Ayer rompí el cristal de las gafas, me fui a comprar canaleta y codos, comi kebbab con mi madre y mi hermana sentados en un banco mientras hacía algo de frío. Hice de medio healer en un run roto y tanqueé BRD más tarde sin ser tanque. Me acosté con unas cervezas de más pensando que las elipsis temporales azotan los días sin compasión: lo mismo eres una cosa que la otra y todas aparentemente sin solución de continuidad.

Un mosaico de fragmentos dispersos que se reproduce en el tiempo, un híbrido entre un crisol y una mancha de aceite.