# perdiendo.org/museodemetralla

entraron en mi cabeza (196) | libros (18) | me lo llevo puesto (7) | pelis (2) | Renta básica (8) | series (4) | escasez (2) | freakeando (90) | arduino (1) | autoreferencial (10) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (7) | raspberry pi (3) | vim (1) | wordpress (1) | zatchtronics (3) | hago (690) | canciones (113) | cover (29) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (11) | ruiditos (10) | fotos (37) | nanowrimo (3) | novela (26) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (5) | rehab (4) | poemas (339) | Anclajes (15) | andando (3) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Destrozos (1) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (4) | palitos (28) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (87) | anatemas (8) | orbital (2) | vindicaciones (103) | perdiendo (1.581) | atranques (1) |

lo real de un miércoles laborable

Cima del Trueno, ciudad de vacaciones.

Me descubro en el juego teniendo déjà vu, ecos de otras vidas, de otros personajes con los que estuve en el pasado en los mismos sitios que estoy ahora, y como un Morfeo de baratillo en Matrix me pregunto qué es real, cuáles son sus límites, qué podemos llegar a sentir como real si todo es una construcción que valoramos, si toda revelación es en sí misma un engaño en tanto que un relato que nos contamos y a través del que nos describimos —explicándonos a nosotros mismos ante nosotros mismos—. Quizá tengo más recuerdos y de mayor calado de Cima del Trueno que de Menorca, y no sé hasta qué punto eso es bueno o malo o hasta qué punto puedo considerar que hay una diferencia sobre la que ponderar nada en ninguno de ambos sentidos.

entrarsalir dentrofuera

Un montón de cosas que significan porque permanecen (canciones, libros, pelis, eso importa), y al permanecer significan más y más, se olvidan y se recuperan, una generación se describe en ellas y otra no lo hace. A veces pillo el rollo y me enternece y otras veces es como estar en una piscina escuchando el sonido sordo de las cosas fuera. A veces estoy integrado y puedo llorar por cualquier cosa porque todo es emocionante, otras no consigo encontrar más que corcho y gente vendiendo cosas a un público inocente y necesitado.

Entrar y salir sin controlarlo es agobiante, desesperante, agotador.

cada día

qué hartón de gente que no teniendo ni donde caerse viva defiende como si no hubiera mañana políticas individualistas

qué hartón de esclavos que deciden tomar las argollas como sus señas de identidad y las defienden y las exaltan y las glorifican y las protegen y las miman

que hartón de intentar explicar una y otra vez lo mismo ante oídos que no oyen porque, pese a los gritos y las faltas de respeto, están aterrados tienen miedo les da miedo perder lo único que aún les queda y gritan insultan gritan gritan gritan gritan van cayendo los débiles los desafortunados los que están en medio de algo que le interesa a alguien y precisamente por eso ellos gritan y gritan y gritan y gritan

escondiendo todo detrás