autoreferencial (3) | entraron en mi cabeza (184) | libros (12) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (3) | freakeando (54) | arduino (1) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | vim (1) | zatchtronics (3) | hago (581) | canciones (79) | cover (15) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (10) | fotos (26) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (300) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | palitos (2) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (73) | anatemas (7) | vindicaciones (93) | perdiendo (1.362) |

mémoires

Qué puto loco, decía

1.

Por el fin
del sendero
no había fin
ni sendero
ni ojos
ni días
y un tipo de azul
decía
adiós, imbéciles, adiós
con vuestras penas.

2.

Fue tan desagradable que lloré mierda.
Así, sin más.
Me iba apestando la nariz entretanto.
Qué puto asco.

3.

La noche se acabó antes
de que pudiéramos darnos cuenta.
Qué loco, decía, qué puto loco
el poeta
, decía.
Siempre intentando escalar una cuerda,
destrabar el nudo gordiano o el
que fuera.

Qué puto loquísimo, tía, iba
diciendo el tipo
mientras su estupidez
le abría todas las puertas
y sonreía al foso.

Estábamos condenados
a entenderle.

4.

La sombra del bastión de oro,
la mierda loca bruta puesta
en medio de ninguna parte.

Eres lo que escuchas, una y
otra vez oyendo
estupideces como esa.

La memoria del agua, la memoria
de la memoria, la memoria de las manos
en la guitarra, la memoria de los ojos.

Eres lo que escuchas.
Madre mía.

bucle

Al fin y al cabo
era como coger esa calle
una y otra vez,
con toda la escena repitiéndose
y tu pelo mecido por el viento
y la ceniza cayendo del cigarro que fumas
mientras tu falda vuela y se derrumba sobre sí misma
y vuelve a volar y a derrumbarse en un ansia existencialista
y la luz de un atardecer puntual, sensiblero y efectista gustándose a sí mismo
mientras
intento
no
dejar
demasiado de mí

por el camino al alejarme.

Casi todo el tiempo recuerdo eso.

esgribiente

Ahora sólo escribo
en la bañera.

En la espuma de los días cuando
ya han pasado.

Y escribo ocaso,
o escribo mierda,
cosas que no concuerden
con el olor floral.

O escribo jerga
y escribo pestilencia,
no sé,
cosas atrevidas.

Mientras el tiempo va cayendo
sobre mi barriga
y la tarde se posa,
yo me siento intrépido
o algo, rebelde, no sé,
gargantuesco
flotando en agua con sal y sudor.