autoreferencial (3) | entraron en mi cabeza (185) | libros (13) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (3) | freakeando (54) | arduino (1) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | vim (1) | zatchtronics (3) | hago (590) | canciones (79) | cover (15) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (10) | fotos (27) | nanowrimo (3) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (305) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | palitos (2) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (73) | anatemas (7) | vindicaciones (93) | perdiendo (1.371) |

euphoria

Ayer estuve viendo los cinco primeros capítulos de Euphoria y me pareció una gran cosa en muchas cosas y la misma mierda de siempre en algunas otras. De hecho lo único que me gustó fue la atmósfera, ¿será que esas cosas te hacen conectar con el joven que ya no eres o algo así?

Porque, por otra parte, los mismos malos malosos de siempre. La historia no meh pero casi. El grupo no me interesa en absoluto.

Bueno, la sensación es que me ha gustado, ya rascaré en otro momento.

Aniquilación y Lost in the Drama

Iba a hacer un artículo realmente largo y pormenorizado sobre Aniquilación, que se quedará en mi cafetera-tostadora con !#++ hasta el fin de su disco duro y el advenimiento de la nueva era SSD. Será para bien.

1. Aniquilación

Después de leer los tres libros estoy severamente convencido de que la primera novela es demasiado tramposa, la segunda demasiado de paso y la tercera arrepentida pero poquito, ya que mientras dice aclarar algunas cosas emborrona todo lo demás, usando las tres la falta de datos interesantes como motor de explosión para que todo siga, aunque renqueando, en marcha hacia delante. Para tener que sacar mis propias conclusiones desde casi el vacío, en una especie de sandbox literario, mejor me monto yo mi propia novela. No sé si es mucho más divertido pero, al final, sacia más. En el primer libro suceden cosas que tiran de ti por el instinto natural de enlazar los puntos. Durante la lectura la sensación no es mala, pero cuando se termina te sientes engañado, y tienes razón y lo sabes pero, bueno, quedan dos más. En el segundo se dan muchísimas explicaciones sobre cosas que no importan en absoluto, y la novela existe, básicamente, porque si no no habría una tercera. No sabe qué hacer consigo misma y pone una lupa enorme sobre un manojo de personajes y situaciones que bueno, pues vale, pues me alegro. En el tercero se habla mucho de muchas cosas y no se dice nada sobre ninguna que importe. No sabrás qué conecta lo que ha sucedido, pero tendras un exceso de información sobre las motivaciones de las motivaciones de las motivaciones de las motivaciones.

No es que se tengan que desmenuzar los acontecimientos de la historia hasta que pasen por el ojo de una aguja, pero al terminar la lectura uno debería tener aunque sea una leve sospecha de que el autor, al menos él, sabe qué es lo que ha sucedido y por qué. Cientos de flecos que no se quedan abiertos por descuido, sino porque es la propia esencia de la forma que se ha elegido para narrar. Es posible que el autor quisiera hablar del desconocimiento desde el desconocimiento mismo, mostrar la imposibilidad de amarrar el hilo del sentido en el día a día. Si es así, lo ha hecho perfecto.

La película ha gustado a quien le ha gustado porque acostumbrados al calco de los guiones al uso todo lo que no lo sea nos parece un océano de profundidad y significados. Pero el guión no es tanto y el último tercio de la película no es más que el artificio del mago de oz reloaded. En Jot Down pretenden sacar una perla de un erial, y el resultado es un poquillo de vergüenza ajena mezclado con cierta incredulidad. No sé qué puedo añadir a ese respecto. Todavía no me he parado de reír del último párrafo, y eso que hace semanas que terminé de leerlo. El largo e inacabable estómago que la humanidad reserva a cosas como Lost. Dale un puzzle a un humano y morirá antes de darse cuenta de que las piezas no encajan. Ni siquiera son del mismo puzzle. Muchas de ellas no son ni siquiera piezas: hay un par de colillas, algunas chapas y piedras. Muchas piedras.

2. Lost in Space

Bff. Dura pornografía emocional, cero nutrientes. No he visto ni leído nada, juraría, en toda mi vida, con tal calibre de DRAMA sin venir a cuento. Ya lo he dicho, pornografía. Se nota la pasta en los decorados. En todo demás no. Sesudo comentario, lo sé. Pero es que no da para más.

The End Of The F***ing World

            <img src="wp-content/uploads/2018/01/the_end_of_the_fucking_world_title.jpg" width="948px" />
Yeah

.

Activé un mes de Netflix para ver Bright, que fue un cagarro (con matices, pero qué no los tiene) y aproveché para ver la cuarta temporada de Black Mirror, de la cual disfruté Metalhead y el argumento de Crocodile y no conseguí interesarme por nada de lo demás. Me topé con The End Of The F***ing World y empecé a verla sin muchas ganas, pensándola como un relleno de un sábado, algo aburridete y agotado.

Pero sin embargo me gustó. Me gustó cómo van desenrollando el tablero, con James y su matraca y Alyssa y su empanada. La historia no tiene mucho recorrido, la madre de James se suicidó delante de él, lo que hizo que se blindara y fuera incapaz de sentir nada. Terminó metiendo la mano en una freidora para saber si podía sentir (la sola idea de meter una mano en una freidora me da escalofríos, para saber si uno siente o no a ese nivel con picharse con una chincheta ya vale, creo yo) y asesinando animales, y se pregunta si podrá asesinar a un ser humano. El padre de James sufre el suicidio como puede y no para de hablar ni de bromear constantemente. La madre de Alyssa se ha vuelto a casar con un tipo bastante tontorrón y creído de sí mismo, han tenido gemelos y hacen sentir a Alyssa fuera. Ni siquiera tienen fotos suyas en el salón, con el resto de la familia. Habla de sexo en una de cada dos palabras, pero en realidad es virgen y se angustia cada vez que una oportunidad de sexo se presenta. Sigo rallado pensando en ese toque que Tony le da en la cadera, ¿abusó de ella?. Tony quiere que se largue. La madre está absolutamente anulada (futuro económico haciendo tragar y tragar ruedas de molino). Ahí han pasado cosas, no sé cuáles.

Y a partir de ahí comienza un viaje de construcción personal, buscando al padre de Alyssa, en el que ambos escapan de un asesinato que le ha venido al pelo a todos. Por un lado para calmar la matraca de James, por el otro para justificar la persecución, y por el otro para rallarme más con la idea de que abusaron de Alyssa al ver su reacción cuando el tipo le habla en la cama (demasiado rápido demasiado consciente de lo que iba a pasar). Hace que te preguntes cosas sobre cómo estamos construyendo la sociedad en la que vivimos, qué es lo que nos hace el modo de vida que hemos construido (que han, otro día). ¿Es la sociedad responsable de facilitarnos la vida? Quizá no, pero tampoco de ofrecer este cepo con el chantaje del miedo: entra o acabaremos contigo. Los personajes crecen, tienen sus dudas, las resuelven como pueden y encaran lo que les viene.

El camino del bloqueo emocional de James al lado de una persona con ciclotimia sentimental, el camino de Alyssa de confrontar la representación de sus sueños contra el muro de hormigón de la realidad mientras intenta comprender la corriente incontrolable de lo que siente, el suceso que ambos tienen que asumir, cada uno a su modo (Alyssa huyendo, él comprendiendo que no es lo que creía ser). Lo que es cada uno se va enredando y retroalimentando el significado de lo que ambos creen, piensan y sienten.

Guión de Charlie Covell, me gusta cómo está contado todo. La trama de las policías meh, pero para normalizar tampoco tienen que ser grandes historias épicas: las cosas pasan y suceden con total normalidad. Para normalizar lo que inexplicablemente se sigue viendo como excepcional sólo hay que evitar darle mucha importancia. Sucede como todo lo demás porque es como todo lo demás. Simplemente llueve. Las situaciones en las que ella dice no y se respeta en función del calibre del tipo: el asesino no, Topher aceptándolo con insultos y James aceptándolo sin más. No sé qué es lo que quiere decir la guionista. Sé lo que yo interpreto, no lo que ella me quiere decir, y es un terreno hoy por hoy bastante cenagoso.

Como único pero el serial killer caído del cielo, con las fotos y los videos en un armarito del salón, a primera vista, casí me saca de la serie. Por el hecho de que se topen con su casa a la primera de cambio y por lo poco creíble que resulta que un tipo así tenga tan poco cuidado en una casa de la que su madre, además, tiene llaves y entra. No sé por qué me da que el comic debe ser excepcional (pues no).

He leído por ahí que ambos son demasiado inocentes. Son dos críos que han crecido en un barrio residencial, qué narices quieren. No son unos tipos duros que lleven desde niños pateando las calles. Son lo que son, y para la historia es mucho, pero mucho, más que bastante. Porque de hecho es parte del juego: lo que la vida te da, lo que tú quieres y lo que tú tienes.