autoreferencial (2) | entraron en mi cabeza (176) | libros (9) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (2) | freakeando (36) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | markdown (6) | nexus7 (2) | python (1) | raspberry pi (3) | hago (531) | canciones (64) | cover (2) | el extremo inútil de la escoba (2) | fotos (6) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (297) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (67) | anatemas (7) | vindicaciones (87) | perdiendo (1.301) |

huyendo quietos

Era más o menos así,
como encender el bucle temporal de brazos
pidiendo algo, besos
perdidos dibujando un gran vacío sobre las sábanas.

Ochos tumbados en el aire buscando un hueco para abrazarse.

El olor y el sabor entrelazados
en las cosas que no se dicen porque rompen lo ya roto.
Qué mejor que contarse cuentos cuando cae la noche
para que la noche no pueda mostrarnos nuestros propios agujeros,
nuestras grietas, nuestras confusiones y preguntas.

Preguntarse demasiado es un suicidio profundo.

Abrazarse era lo contrario. Un deslizarse dentro de una burbuja,
mirar hacia dentro, olvidar el mundo, dejarlo de lado.

Nadie sabe nada porque nadie puede saberlo,
así que da igual todo lo que suceda mientras tanto.

Eso percibo mirándote a los ojos, que están
en mitad de casi todos los extremos: no pueden
definirse, carecen de datos. Hacemos lo que podemos
porque no hay nada que hacer en ninguna otra parte,
ochos tumbados, palíndromos sentimentales,
horas mecidas en la necesidad de dar sentido
a lo inextricable.

de fondo

No era tan complicado
no decir nada:

No tenía misterio.
Ni casi fuerza, ni
la brutalidad casera
del buenos días
anodino,
el “te quiero” resorte,
pregrabado en pequeñas muescas
en los dientes
desde los que
la lengua
arranca
el trino.

¿Dime? Por la tarde. Después. Paso yo a por los huevos, te recojo desde allí y ya vemos. A ver si recuerdo sacudir la alfombrilla, que sigue llena de tierra. ¿Enchufar el ambientador no estaría de más, no?, no creo que vaya a perfumar desde dentro de la caja. Creo que lo dejé en la mesa, debajo del cenicero, para que no se volara. Hace tiempo que no le veo. ¿Llego la carta del ayuntamiento? Seguramente el viernes, pero tengo que llamarle primero, que no nos pase lo de siempre. Nah, ya le dije que no era posible, que si le cambio el día al final me va a tocar a mí librar un martes o un miércoles, ¿y para qué quiero yo eso? Te lo diré el jueves. Un beso. Cierra tú que mi llave va fatal, no le des la última vuelta que un día me quedo fuera.

Era tan sencillo
no decir nada
que había que hablar todo el tiempo
para no perder el equilibrio.

volviendo a las piernas

Trajiste las piernas

pese a que, al menos cien veces,
te había reconvenido en contra. Las
palmeras, las hojas, la primavera
contra tu cara pegada de sudor tierno y seco.

Dos veces cien habíamos entrado
al mismo sitio, siempre el mismo.

“Es que (pausa) aquí (pausa) las tazas son más bonitas”.

Yo suspiraba, porque no entendía nada
de nada de nada, como en un suplicio
desorientado enfilando hacia el centro
de tu alma, borrosa y estancada
en días iguales
—que no podían ser más que
iguales—,

porque no teníamos dinero para ninguna otra cosa.

“El dinero no importa”, me decías.

Y yo te miraba como si estuvieras tonta,
o pensando que lo estabas, o sintiendo que ya
te había dejado atrás, me había ido
hacia delante y tu te habías quedado buscando algo,
entretenida con no sé qué cosa
y yo
sin darme tampoco cuenta
estaba lejos en el siguiente ciclo de la autopista.

Las tazas eran jodidamente bonitas.
Pero eso no pude comprenderlo hasta mucho más tarde.
Cuando la mejor y la única forma de estar contigo y
abrazarte y sentirte cerca ya era mirar

una fotografía digital, escondida en carpetas
dentro de carpetas, como una mancha o
una vergüenza,

una fotografía de uno de tantos de aquellos días
en la que tú sonreías
con una de aquellas tazas estúpidas en la mano,
estúpidas y bonitas,
y yo, ya entonces al otro lado de la cámara,
detrás de la realidad que es lo que captura la
fotografía,
seguramente bostezaba o me aburría o te odiaba
o estaba buscando la manera

de escaparme a dar una vuelta.