autoreferencial (3) | entraron en mi cabeza (185) | libros (13) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (3) | freakeando (54) | arduino (1) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | vim (1) | zatchtronics (3) | hago (590) | canciones (79) | cover (15) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (10) | fotos (27) | nanowrimo (3) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (305) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | palitos (2) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (73) | anatemas (7) | vindicaciones (93) | perdiendo (1.371) |

android-vlc-remote

Para moverme lo menos posible me gusta convertir el movil en un mando a distancia de lo que estoy reproduciendo en el pc con VLC. He probado las distintas apps de la tienda de google, pero están llenas de mierdanga y suelen estar capadas para torturarte hasta comprar la versión completa de pago.

Android-vlc-remote no se actualiza desde 2013 pero funciona estupendamente, utiliza la interfaz lua (como todas las demás) y te permite desplazarte por el vídeo, ajustar volumen, abrir subtítulos, pasar a ventana completa y explorar tu biblioteca. Además, pausa la reproducción si recibes una llamada.

Para activar la interfaz lua abrimos las opciones de VLC, marcamos mostrar todas, vamos a interfaces, en principales marcamos «Lua interpreter» y en el submenú lua le ponemos una contraseña.

Android-vlc-remote escaneará las direcciones IP de la red al abrir y se conectará preguntando la contraseña. Y a engordar viendo series.

puzles

Ayer estuve arreglando el pc de un amigo. No me gusta hacerlo con la gente delante. Sobre todo porque son los dueños y están buscando los signos claros de que tú sabes lo que estás haciendo: se están jugando su ordenador contigo. Se juntan varios factores. El primero es el cálculo de la pasta que costó y la que costaría uno nuevo, el segundo el cariño que tendemos a desarrollar sobre los objetos con los que compartimos nuestro tiempo y con los que hemos hecho cosas útiles.

Si yo estuviera arreglando ordenadores cada día quizá ya me habría topado con los cientos de situaciones chapuceras diferentes que cada fabricante perpetra en sus productos, pero no es el caso, así que tengo que examinar la cosa amorfa e intentar averiguar cómo la han jodido cada vez. No siempre es sencillo, yo no soy más que un autodidacta perezoso y lleva tiempo desenredar la madeja.

En el caso de ayer el fabricante había metido un sistema operativo al inicio cuya única función realmente útil era dar paso a otro sistema operativo. Lo demás, mierders que supuestamente mejoran la experiencia de usuario, además de las habituales medidas bucaneras de impedir que instales cualquier sistema operativo que no sea mocochoft.

Deshabilitamos el secure boot, reiniciamos y apareció una pantalla preguntando si realmente queríamos hacer eso, dándonos una contraseña que teníamos que teclear para hacerlo realmente. Muy seguro todo. Una vez desabilitado, el bloqueo el SO del fabricante seguía ahí, ralentizando el arranque en un montón de pasos inútiles, ahora mucho más porque no es capaz de darle entrada a la instalación de linux, así que lleva a una vía muerta después de unos buenos diez minutos de relojito girando. ¿Por qué hacen eso?, ¿por qué no tienen ni el más mínimo respeto por sus clientes?

Tardé un tiempo largo y una visita a /boot en entender que ese destrozo no estaba en la bios, sino que era un UEFI más blindado al arranque. Eso es bueno, si es así se puede eliminar. Después de comprobar que el disco duro estaba jodido lo substituimos por uno que tenía de una cirugía anterior e instalamos linux mint. El ordenador volaba.

Cada uno encuentra su puzle, el reto en el que se siente cómodo, que estimula su curiosidad y le hace llegar más lejos. En el que desespera y se anima, se siente útil, crece, se ejercita. Y, al mismo tiempo, en ellos aprende cómo nosotros mismos nos ponemos trabas para mantener nuestros conocimientos fuera del alcance de los demás. Cómo queremos ganarnos un puesto en base a oscurecer la información. Eso es básicamente este estado de capitalismo: te forzaré a utilizar mis sistemas porque no vas a tener ni idea de cómo cambiarlos. Te forzaré a utilizar mis servicios. La garantía del coche depende de que pases las revisiones en talleres autorizados. Ventas como servicio, no como objetos. Casi parece que no te vendo, te lo cobro pero te cedo el objeto.

Si yo compro un ordenador o un teléfono móvil (que esa es otra, la mierda del unlock bootloader), tengo que ser libre de manipularlo como quiera. Si ya me has jodido la garantía en cuanto lo manipulo, ¿por qué sigues poniéndome todas las trabas que se te ocurren? Porque ganas pasta, claro. Todos los agentes implicados quieren seguir utilizando sus sistemas, robándote información, haciéndote dependiente de ellos para que los siguientes objetos que compres sean también suyos. El problema no es que ellos te llenen el sistema de vías muertas y bloqueos, sino que tú no te esfuerzas lo suficiente en resolverlos.

Abusan de nosotros.

El bloqueo no está para la gente que sabe lo suficiente, sino para la gran mayoría que somos todos los demás, para desanimarte, para hacerte pensar que no es posible. La garantía termina, los bloqueos continúan. El uso te hace dependiente. Ganan la partida. Se excusan argumentando que es posible saltárselo si lo intentas lo suficiente. Si no lo haces es responsabilidad tuya.

Muy feo todo. Muy feito, muy sucio.