autoreferencial (3) | entraron en mi cabeza (183) | libros (12) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (2) | freakeando (53) | arduino (1) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | vim (1) | zatchtronics (3) | hago (495) | canciones (79) | cover (15) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (10) | fotos (20) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (300) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | palitos (2) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (71) | anatemas (7) | perdiendo (1.334) | vindicaciones (90) |

subrepticiamente

Antes de que me diera cuenta
estaba loco,
rematádamente loco en aquel
anden
pesado
gritando arriba y abajo
y llorando
y arrastrando el pie derecho
sin sentido
entre gente indiferente que miraba
a otro lado.

Todos mirando justo al otro lado.

Antes de que me diera cuenta,
tabaquera en mano,
de que las cosas no eran tan sencillas
como habían sido siempre
y sólo empezaban a insinuarse
tan complicadas como iban
a empezar a ser en adelante.

Descalzo del derecho,
gritando,
arriba y abajo,
liándome un cigarro a empujones,
llorando,
pidiendo un punto de destino
al revisor que me tranquilizaba diciendo

«relájese, no le entiendo».

No le entiendo.
Qué maravilloso es ser nada y no serlo.

jump to zero

Los recursos no pertenecen a nadie.
Quien los reclama, se los apropia.
Recoge frutos que no le pertenecen
privando de ellos a quien esclaviza.

Podría hacerse de otra manera,
no digo que no.
Pero no se hace.

Nuestros salvadores son nuestros verdugos.
Es una cosa que no hay que perder de vista.

Nuestros benefactores son nuestros amos.
Es una cosa que no hay que perder de vista.

Aunque es fácil.
Es tremendamente fácil pensar
que nos dan
el pan,
el ajo,
la carne y el pescado, pero
el pan no es de nadie,
el ajo tampoco,
la carne y el pescado son de otros.

El agua fluye.
Lo que fluye no permanece en ningún sitio.
Lo que circula camina.

Se han adueñado de un campo de juego
que no puede tener nombre.

Lo tiene, a ratos,
porque andamos medianamente confundidos.

Le ponen nombre al tablero y dicen: es mío.

Genero riqueza.

Bien. Vale. Puede ser. Puede ser que sea así.
Pero yo no lo veo.

Bien. Vale. Te creo.
Pero no entiendo lo que me estás diciendo.

Tengo que creerte.
Has hecho que dependa de ello
el pan,
el ajo.

Todo por lo que existo.

Estábamos jugando a todo
lo que estaba de antemano perdido.

arder

1.

El hombre en la parada del autobús
espera. Aún es temprano.

El sol es lúcido, pinta las cosas claras.
Él ve las cosas claras, al menos.

No termina de comprender qué.
Qué en absoluto.

No termina de sentirse en ello.

2.

Abre los ojos. Se ha dormido un rato.
Comprueba que no se ha pasado su destino.
Sabe que no, por otro lado. La costumbre.

Se ha caído el maletín al suelo,
entre sus pies.
Lo recoge, gruñe.
El autobús está lleno de gente muerta
de sueño que empieza el día con profusión
de perfume.

El perfume, el maquillaje, la loción de afeitado,
el traje, la corbata, los zapatos lustrosos,
las flores,
todo ello es siempre síntoma de que hay
algo detrás que necesita no ser olido.

O quizá todo lo contrario.

Parece difícil saberlo tan temprano.

3.

Entra por la puerta con la sensación
conocida
de no estar haciendo lo que debería.
Es el pan,
el ajo,
la carne
y el pescado.
El devenir cotidiano.

Los críos, el cole. La casa.
Las facturas. La condena de la luz,
el teléfono, internet, los plazos.

Todo dicho cien veces de cien
modos diferentes.

La condena de la vida entera
pidiendo todo
de forma constante,
exigiendo,
cubriendo los huecos de un modo
inevitable.

¿Quién será, quién sería?
Quién sabe. Él no lo sabe.
Cree tener alguna idea,
pero no lo sabe.

Es imposible que pueda hacerlo.

Se encoge de hombros y entra, espera
la cola del ascensor, que irá lenta.

4.

Se quita los zapatos, todo en calma.
Enciende un cigarro que ilumina su cara.
Podríamos decir que una lágrima
hace algo en su mejilla,
tendría su efecto poético.

Pero no llora. Simplemente mira
la cabeza brillar y atenuarse
mientras inspira, espira.

La cabeza no hace otra maldita cosa.
Al tipo le duelen fuerte los pies.
Una esquina del maletín le hizo daño
en el empeine. La luz entra,
la luz se va, el humo sale,
rápido, ascendiendo haciendo volutas.

Con pequeños detalles que enriquecen la escena,
pero sin poder negar el hecho de que es
más o menos como más o menos siempre.

Tira la ceniza al cenicero que
ha colocado en su regazo.
Ha abierto la ventana para que
no se acumule el olor, para que se
vaya rápido. Un click del ambientador
después.

Así son las cosas. Las de los olores.
Tendemos a tapar unas cosas con otras.
El día con el cigarro, la noche con
el café, las horas con los minutos
en los que respiramos.

Tira la ceniza a la basura, moja la colilla en
el grifo del fregadero de la cocina. Después
se va a la cama deprisa, mientras aún arde.