# perdiendo.org/museodemetralla

entraron en mi cabeza (195) | libros (18) | me lo llevo puesto (7) | pelis (1) | Renta básica (8) | series (4) | escasez (2) | freakeando (88) | arduino (1) | autoreferencial (10) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (7) | raspberry pi (3) | vim (1) | wordpress (1) | zatchtronics (3) | hago (685) | canciones (109) | cover (29) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (11) | ruiditos (6) | fotos (37) | nanowrimo (3) | novela (26) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (5) | rehab (4) | poemas (338) | Anclajes (15) | andando (3) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Destrozos (1) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (4) | palitos (27) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (87) | anatemas (8) | orbital (2) | vindicaciones (103) | perdiendo (1.553) | atranques (1) |

cumple

No es sencillo mantenerse configurado. Hay que revisar las combinaciones y cada cosa que sucede reescribe las relacciones, el pasado, lo que sucedió, lo que sigue sucediendo y lo que ya no porque ya no. Quién es importante quién no quién lo fue quién no lo es tanto ya y quién qué. Los cumpleaños son una fecha extraña, pero sólo como cualquier otro tocón.

Un tocón es un pedrolo que ponemos en el suelo para recordar algo siempre que lo vemos.

Hoy he actualizado el teléfono a android 11 (18.1 en lineageos). Mantener configurado el teléfono es una cosa sencilla. Bueno, no lo es, pero lo es. No es sencillo si no estás jugando el juego, pero no es tan difícil si te has mantenido en él. Los procesos se actualizan, no parten de cero.

Los cumpleaños, un recordatorio para ponernos en contacto. Estuve sufriendo Succession, ya lo dije, y hubo un diálogo en el que el prota, de 80 años, decía que el presente y el futuro existen, pero que el pasado es sólo invención. Joder, se me erizó el vello de todo el cuerpo. Me hizo ver un tocón propio. No es que dijera que se había inventado el pasado, cosa tonta, sino que dijo que no somos capaces de hacerlo de un modo distinto. El pasado lo vivimos desde el más puro invento. Tocón.

Uau.

Adb root me daba problemas, así que me lancé a utilizar twrp para instalar la actualización. Salió todo bien. De ese modo, basado en esa experiencia tontísima, es muy sencillo mantener configurado el teléfono. Tuve algunos problemas con magisk, pero quién no.

Reinicias en modo recovery. Tuestas la 18.1. Después la versión de gapps para 18.1. Después magisk. En una instalación sucia, sin borrar nada. Cuando arrancas tienes tu mismo teléfono pero actualizado a la última versión.

No es sencillo mantenerse configurado. No es sencillo decir basta, ya he cambiado lo suficiente a lo largo del tiempo, porque hay tocones que dicen otra cosa. Te ponen en contacto con gente y tú dices genial. Te ponen en contacto con gente y tú dices fenomenal y eso. Te sacan de ti. El pasado es inventado y el presente, en parte, es lo que hacemos con eso. El futuro es lo que haremos con eso.

No puedo decir mucho más. Fenomenal y eso. Pues ya está. Ya estaría. Visto.

tres

Busco imágenes poderosas para describir el paso del tiempo. No sirve de mucho, lo específico del paso del tiempo es que no se nota. Cuando te paras a pensarlo ya es otra cosa. El tiempo fluye y se alimenta de lo que te ocupa y no hace ruído, no pide nada, no se atasca. No, el paso del tiempo no es como un dragón o como una navaja a contrapelo o como un molino girando. El paso del tiempo es imperceptible, silencioso, sigiloso e irreversible.

Al tiempo acudes dos veces. La primera cuando vives. La segunda cuando recuerdas haberlo hecho. En el recuerdo la velocidad del paso del tiempo se multiplica y te deja sin respiración. Hace falta paciencia e ir rellenándolo de detalles para frenarlo un poco, para que no parezca una carrera frenética hacia delante, para contrarrestar la sensación de que tu vida ha sido el lapso entre dos segundos.

La primera cuando vives. La segunda cuando lo recuerdas. Creo que, de algún modo, hay una tercera. Cuando olvidas. Pero a esa no sé cómo se regresa.