autoreferencial (3) | entraron en mi cabeza (184) | libros (12) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (3) | freakeando (54) | arduino (1) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | vim (1) | zatchtronics (3) | hago (499) | canciones (79) | cover (15) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (10) | fotos (23) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (300) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | palitos (2) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (72) | anatemas (7) | perdiendo (1.351) | vindicaciones (92) |

euphoria

Ayer estuve viendo los cinco primeros capítulos de Euphoria y me pareció una gran cosa en muchas cosas y la misma mierda de siempre en algunas otras. De hecho lo único que me gustó fue la atmósfera, ¿será que esas cosas te hacen conectar con el joven que ya no eres o algo así?

Porque, por otra parte, los mismos malos malosos de siempre. La historia no meh pero casi. El grupo no me interesa en absoluto.

Bueno, la sensación es que me ha gustado, ya rascaré en otro momento.

la habitación de los espejos

Escucho en la radio el debate político de fondo viniendo al curro, mientras miro a la gente de veranico en un pueblo. Quién me iba a decir que al final me iba a gustar tanto vivir con poca gente y con tanto camino. La gente miente, conscientemente, pero no les parece tan grave. La verdad es el grupo al que te adscribes, y repites como una matraca su mantra. Eso hacen de igual modo los políticos. No es que mientan, es que hablan para los suyos. Y no es que quieran mentir, es que es lo que necesitan hacer para comunicarse con los suyos. Es un doblepensar, mienten, saben que mienten, pero al mismo tiempo repiten que no dicen más que la verdad, y verdaderamente lo creen.

Y eso el humano lo asimila sin necesitar digestiones. No describimos el mundo: construimos uno con el que identificarnos y nos ponemos a vivir en él.

Cuando se preguntan a mi alrededor si los terraplanistas son tontos, yo siempre respondo que son entregados. No es tan difícil, y todos lo hacemos en temas aparentemente menos evidentes cada minuto de nuestras vidas.

El diálogo de ese modo no es más que un juego loquísimo de espejos en el que cada uno siempre es el único honesto. Los demás están siempre mintiendo o equivocados.