autoreferencial (2) | entraron en mi cabeza (178) | libros (9) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (2) | freakeando (44) | arduino (1) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | GNU/linux (2) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | zatchtronics (3) | hago (549) | canciones (68) | cover (5) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (3) | fotos (16) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (298) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (70) | anatemas (7) | vindicaciones (87) | perdiendo (1.317) |

sin arcilla

Me sigo peleando con la novela que ya no sé qué novela es. Tengo una historia enorme, dividida en seis. No avanzo, no me gusta el resultado. Escribo y borro, Penélope del disgusto propio. Pero empiezo a encontrarme bien ahí en medio. En el empeño. En sacar cosas de la nada. Tanto tiempo escribiendo, tantas palabras. Sólo en el nanowrimo, desde el 2009, 427948. Cuatrocientas veintisiete mil novecientas cuarenta y ocho. Tantas para nada. Menuda depuración.

Ser malo en algo no hace, por sí solo, que deje de gustarte hacerlo.

Y creo empezar a ver la orfebrería.

Odio escribir, pero amo haber escrito, Dorothy Parker.

Voy a empezar a leer lo que encuentre de ella esta misma tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *