# perdiendo.org/museodemetralla

entraron en mi cabeza (188) | libros (14) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (3) | freakeando (69) | arduino (1) | autoreferencial (6) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | vim (1) | zatchtronics (3) | hago (622) | canciones (92) | cover (18) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (11) | fotos (37) | nanowrimo (3) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (306) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | palitos (2) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (77) | anatemas (7) | vindicaciones (100) | perdiendo (1.432) |

welcome on board, previos (I)

Viento, espuma, cosas, vuelos. Tiempo en medio del tiempo. Tiempo en medio de la locura y de intentar aprovechar las horas de un modo inteligente. Blas está en la terraza mirando a la nada cuando nota la leve punzada mental de una intrallamada. Al mismo tiempo un breve destello azul refulge arriba a la derecha en su campo de visión, y mira hacia allí para obtener más información. Le llaman del trabajo. No puede demorarlo más, así que asiente levemente para establecer la conexión.

Y tiene enfrente la cara de Laura, preocupada.

—Buenas noches, Blas.
—Buenas noches, ¿qué tal va todo?
—Bien, dentro de lo cabe, ya sabes. Llevas una semana sin venir al trabajo.
—Ya.
—Te necesitamos aquí.
—No necesitáis a nadie. Ya no.
—Es posible, pero puede que todo sea un rumor.
—Lo es, pero no sé si tengo mucha ganas de contar con ello. Creo que quizá ha llegado el momento de utilizar el tiempo de un modo inteligente. O desesperado. No sé muy bien dónde está la diferencia en este caso.
—No te dejes llevar por el pánico, te aseguro que te necesitamos aquí.
—Puedo entenderlo, pero creo que ya no soy capaz de seguir como si nada.

Un grupo de adolescentes, abajo, en la calle, está pegando una paliza a un tipo cualquiera, mientras se ríen. Comienzan a sonar las sirenas y Blas sabe que la policía está en camino. O algún policía, al menos. O perros. Algo está encauzado a detener esa amenaza, aunque nadie parece tener muchas ganas hoy por hoy. Él sí, le gustaría bajar y echar una mano al pobre tipo, pero no se puede permitir el lujo de morir ahí, o de quedar gravemente lesionado. No es cuestión de dejarse llevar ahora mismo por ese altruismo de andar por casa. Hay altruismos mayores, de más calibre. Se tiene que obligar a quedarse en la terraza, mirando. Aferra la barandilla con fuerza e intenta centrarse de nuevo en la llamada.

—No, no voy a ser capaz, tendréis que arreglároslas sin mí.
—¿Y qué vas a hacer, quedarte en casa esperando la hora?
—No, ni de lejos. Creo que voy a ir a ofrecerme al complejo.
—Blas, tienen suficientes programadores. De hecho tienes que saber que todos los programadores son de los estados. No se pueden permitir el lujo de que alguien de fuera se encargue de algo tan delicado.
—Lo sé.
—¿Entonces?
—Entonces nada. Iré al complejo para trabajar de lo que sea, ensamblando partes del fuselaje o completando enganches. De lo que puedan darme. Cargando piezas. Lo que sea. Creo que es necesario.
—Creo que va a ser insignificante.

Vaya, ese tipo se parece mucho a su vecino, tiene que agarrar la barandilla con mucha más fuerza, hasta ver sus nudillos de color blanco.

—Hasta lo insignificante puede ser algo según qué días.
—No, lo insignificante sólo es insignificante. Sin embargo, aquí te necesitamos. El proyecto Yamato está estancado.
—Lo supongo. Lo que me extraña es que desde Yamato os estén reclamando algo.
—Pues lo hacen, y no tenemos con qué responder. Quiero que entiendas que nos enfrentamos a indemnizaciones que pueden obligarnos a cerrar por quiebra, Blas.
—Lo supongo. Dudo que puedan cobrarlas. Dudo que haya alguien que pueda hacerlo.
—Entonces… ¿crees en todo esto, realmente crees que va a pasar?
—Sí. Lo creo.
—Estás más enfermo de lo que yo pensaba.
—Mucho más, no lo dudes, pero mi reacción no tiene nada que ver con eso. Estamos a punto de irnos todos al carajo, no puedes pedirme en serio que me siga preocupando por algo tan estúpido como Yamato.
—¿Estúpido? Madre mía, es Yamato, ¡el cliente más grande que hayamos tenido alguna vez!
—Es tarde, Laura. Tarde para todo eso. Voy a colgar.
—¡Espera! Me han dicho que como último recurso podía ofrecerte el triple del bonus habitual, ¡es una pasta!
—También es tarde para eso, me temo. Adiós.

Gira casi imperceptiblemente la cabeza hacia la izquierda y cuelga. Abajo su vecino solloza tumbado en una postura imposible sobre las escaleras del portal de enfrente. Él se retuerce las manos una contra otra para intentar desentumecerlas.

Se sienta en la hamaca y abre el software de navegación para ver si la ambulancia está en marcha para el herido, y al descubrir que no solicita una. Espera que venga alguien. Es todo lo que puede hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.