# perdiendo.org/museodemetralla

entraron en mi cabeza (189) | libros (14) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (4) | freakeando (79) | arduino (1) | autoreferencial (9) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | vim (1) | zatchtronics (3) | hago (666) | canciones (101) | cover (21) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (11) | ruiditos (6) | fotos (37) | nanowrimo (3) | novela (26) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (5) | rehab (4) | poemas (331) | Anclajes (15) | andando (3) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (4) | palitos (21) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (83) | anatemas (7) | orbital (2) | vindicaciones (103) | perdiendo (1.505) | atranques (1) |

Trilobite

Ojos, pies cansados, cabeza cansada,
vientre curvo, luna sin forma
y justo en medio
una lanza como un sueño atravesando un par de nadas.

Tengo un silencio en medio del pecho,
un agujero en el plexo solar.

Puedo decirlo más despacio, pero no mucho más claro.

Aúllan fuera los inviernos, desolados,
la tierra agostada que se busca a sí misma en su revés,
en los terrones no-rotos debajo de los rotos. Andaba
perdido rezando por encontrarme, y fue justo entonces
cuando dejé de sentir algo.

Me dejé algo en alguna parte,
debajo de las facturas, las deudas, debajo de los fines de semana,
debajo de todo esto, de todo lo que veo.

(La tierra se busca a sí misma en su revés,
no puede ser de otro modo).

Me dejé algo en alguna parte,
estoy seguro.

Me dejé algo con lo que no contaba y que ahora no deja
de perseguirme.

Algo blando, quizá, algo cotidiano.
Un reflejo de otra cosa, no lo sé, un despertar en mi sitio.

Quizá no era nada entonces, y por eso,
puñetero vago,
lo abandoné por cualquier parte.

Y desde entonces no hace más que llamarme.
O desde entonces no hago más que buscarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.