autoreferencial (2) | entraron en mi cabeza (176) | libros (9) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (2) | freakeando (36) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | markdown (6) | nexus7 (2) | python (1) | raspberry pi (3) | hago (531) | canciones (64) | cover (2) | el extremo inútil de la escoba (2) | fotos (6) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (297) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (67) | anatemas (7) | vindicaciones (87) | perdiendo (1.301) |

Albert Camus. El extranjero.

Albert Camus.
El extranjero.

Alianza Editorial. Biblioteca Camus.
© Emecé Editores. S.A., Buenos Aires, 1949.
© Alianza Editorial S.A., Madrid, 1971, 1972,1974, 1975, 1977, 1978, 1979, 1980, 1981, 1982, 1983, 1984, 1986, 1987, 1988, 1989, 1991, 1992, 1993, 1994, 1995, 1996, 1997, 1998, 1999.
Primera edición en “Biblioteca de autor”: 1999.
Traductor: Ángel Valente.
Diseño de cubierta: Alianza Editorial.
Ilustración: Los baños Padovani en 1936.
Colección Padovani.
Proyecto de colección: Odile Atthalin y Rafael Celda.
L’Étranger (1942).

“Un hombre había salido de una aldea checa para hacer fortuna. Al cabo de veinticinco años, había regresado, rico, con una mujer y un niño. Su madre regentaba un hotel con su hermana en la aldea natal. Para darles una sorpresa, dejó a su mujer y a su hijo en otro alojamiento y fue al hotel de su madre, que no le reconoció cuando entró. Por broma, tomó una habitación. Había dejado ver su dinero. Durante la noche, su madre y su hermana lo asesinaron a martillazos para robarle y arrojaron su cuerpo al río. Por la mañana vino la mujer y reveló sin darse cuenta la identidad del viajero. La madre se ahorcó. La hermana se arrojó a un pozo. Debí leer esta historia miles de veces. Por una parte, era inverosímil. Por otra, era natural. Me parecía, de todos modos, que el viajero lo había merecido un poco y que nunca se debe jugar.”

“Para que todo sea consumado, para que me sienta menos solo, no me queda más que desear en el día de mi ejecución la presencia de muchos espectadores que me acojan con gritos de odio.”

1 thought on “Albert Camus. El extranjero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.