autoreferencial (3) | entraron en mi cabeza (183) | libros (12) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (2) | freakeando (53) | arduino (1) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | vim (1) | zatchtronics (3) | hago (495) | canciones (79) | cover (15) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (10) | fotos (20) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (300) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | palitos (2) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (71) | anatemas (7) | perdiendo (1.334) | vindicaciones (90) |

el desengaño de las hormigas


|descarga|

Después de tanto ruido no quedó ni la guerra,
ni siquiera roncos gritos de tempestad.
Retiré mis tropas, maltrechas, vacié las trincheras
con el hondo presentimiento de no saber más,

con la estúpida convicción cerrando la puerta,
toneladas de resignación cerrando la puerta…

Después de tanto ruido no quedaron restos.
Recogimos el mantel sin nada que tirar,
fuimos el desengaño de las hormigas,
caminaban cabizbajas volviendo a la tierra,

con la estúpida convicción cerrando la puerta,
toneladas de resignación cerrando la puerta…

Y no estoy ni vivo ni muerto,
ni roto ni entero,
no me moveré de aquí.
Y no estoy tirando la vida
si lucho por lo que más quiero,
no me moveré de aquí.

Después de tanto ruido sólo un desengaño,
todo lo que fue dejó de ser.
Sólo un chasquido, un breve pulso,
se mueve el interruptor y se apaga el sol,

con la estúpida convicción cerrando la puerta,
toneladas de resignación cerrando la puerta…

Y no estoy ni vivo ni muerto,
ni roto ni entero,
no me moveré de aquí.
Y no estoy tirando la vida
si lucho por lo que más quiero,
no me moveré de aquí.

1 thought on “el desengaño de las hormigas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.