autoreferencial (3) | entraron en mi cabeza (186) | libros (13) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (3) | freakeando (54) | arduino (1) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | vim (1) | zatchtronics (3) | hago (592) | canciones (79) | cover (15) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (10) | fotos (27) | nanowrimo (3) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (306) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | palitos (2) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (74) | anatemas (7) | vindicaciones (93) | perdiendo (1.375) |

la propiedad

¿Cuál es el primer fin de la sociedad? Mantener los derechos imprescriptibles del hombre. ¿Cuál es el primero de esos derechos? El de existir. La primera ley social es, pues, la que asegura a todos los miembros de la sociedad los medios de existir; todas las demás se subordinan a ésta; la propiedad no ha sido instituida, ni ha sido garantizada, sino para cimentar aquella ley; es por lo pronto para vivir que se tienen propiedades. Y no es verdad que la propiedad pueda jamás estar en oposición con la subsistencia de los hombres.

Robespierre, discurso sobre las subsistencias del 2/12/1792

Es difícil que un hombre comprenda algo, cuando su salario depende de que no lo comprenda.

Upton Sinclair

Lo importante es saber qué necesitas para vivir. No para sobrevivir, sino para vivir. Preguntarte como conseguirlo con la menor desviación posible, lo que desde luego no incluye un trabajo en el que vendes tu actividad nueve horas al día sólo porque tienes la necesidad de comer.

Esas nueve horas se pierden. Cuando llegas a casa estás cansado y trabajar en algo que te guste ahora es una lucha contra el agotamiento.

Si no fuera por las necesidades básicas… ¿quién podría prestarse a ser esclavizado voluntariamente?

La renta básica llegará cuando para la humanidad en su conjunto sea más importante el avance del trabajo en equipo basado en el disfrute y la curiosidad que el beneficio de los que están en posición de extorsionar a los demás con la palanca del sustento.

No será una pelea fácil, tienen un arma muy efectiva y no van a querer guardarla en un cajón sin dar guerra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.