autoreferencial (3) | entraron en mi cabeza (186) | libros (13) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (3) | freakeando (54) | arduino (1) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | vim (1) | zatchtronics (3) | hago (592) | canciones (79) | cover (15) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (10) | fotos (27) | nanowrimo (3) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (306) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | palitos (2) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (74) | anatemas (7) | vindicaciones (93) | perdiendo (1.375) |

y con el sonoro poff del corcho de la sidra…

nos vamos metiendo en materia, parece ser que, al final, no hay curro suficiente como para ocuparnos a todos, por lo que lo dejo en manos de los demás…

me largo a por un pincho de tortilla con el galego, un café, y cuando volvamos… la sidra… juer… como en casa… escribir, internet y alcohol…

más parecido… imposible

Un pelín de curro (no mucho, no hay que cansarse) y las sidras no llegan… no vienen… todo sigue más o menos en el mismo punto, excepto que ya es la una menos diez… sin venir… calientes (entran mejor).

¡Ya llegan, ya llegan!!!!! Edurne y Haza con las sidriñas, me piro…

Y al final esto es lo que queda, la risa en cualquier momento. Luego posiblemente me espere una ruína, o momentos terribles. Pero de momento tengo esto.

Genial, pero puta mierda vida.

eso

Como en todo, como en casi nada,
te sorprendí pensando en el más absoluto silencio,
comprendiendo que nada hay como
nada cuando nada mira desde el otro lado
del espejo
por la mañana, cuando te miras y te sorprendes
marchito,
refrito de siempre lo mismo sobre lo mismo.

No tienes tiempo ya, coges la maleta,
la peinas,
te marchas

fin de año

david y laura
Urrr, ayer con David y Laura hasta las tantas tomando vinitos y hoy, a las nueve (casi) en el curro… urrr.
Ayer conseguí presentarme a los premios, urrr, ochocientas páginas enviadas por correo. Presenté «Las espirales y el aire», «Donde las cosas no suceden» y «Seis días impresos».
Toda la mañana corriendo, todo saliendo mal como de costumbre.
Al final me vengué terminando todo a tiempo como si tal cosa. Sin darle importancia.