autoreferencial (2) | entraron en mi cabeza (178) | libros (9) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (2) | freakeando (44) | arduino (1) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | GNU/linux (2) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | zatchtronics (3) | hago (548) | canciones (67) | cover (4) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (2) | fotos (16) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (298) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (70) | anatemas (7) | vindicaciones (87) | perdiendo (1.317) |

Qué decir cuando nada

|descarga|

Me acuerdo de ti, herida de fuego en un volcán.
Me acuerdo de ti cuando nada quedaba por decir.
Qué decir cuando nada.

Me acuerdo de ti desnuda mirándome escribir.
Me acuerdo de ti cuando nada quedaba que decir.
Qué decir cuando nada.

Las horas violentas escriben versos en folios roídos,
de mañanas marchitas que nunca han sido.
Que nunca han sido.

Y de aquí para allá me extingo.
Y de aquí para allá no significo.
Y de aquí para allá me extingo.
Y de aquí para allá no significo.

Porque después de tanto ruido el olvido.

2 thoughts on “Qué decir cuando nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *