# perdiendo.org/museodemetralla

entraron en mi cabeza (199) | libros (19) | me lo llevo puesto (7) | pelis (2) | Renta básica (9) | series (5) | escasez (2) | frikeando (91) | arduino (1) | autoreferencial (10) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (4) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (7) | raspberry pi (3) | vim (1) | wordpress (1) | zatchtronics (3) | hago (712) | canciones (118) | cover (33) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (11) | ruiditos (11) | fotos (37) | nanowrimo (3) | novela (26) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (5) | rehab (4) | poemas (347) | Anclajes (15) | andando (3) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Destrozos (2) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (4) | palitos (31) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | rasguemas (5) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (96) | anatemas (9) | orbital (2) | prompts (8) | vindicaciones (103) | perdiendo (1.618) | atranques (1) |

volver a la corriente

Mientras tanto el tiempo pasa y yo estoy en algo nuevo. Un hierro del conjunto de engranajes y palancas dentales ha explotado, pero ni me afecta ni se ve. De nuevo a consulta. Qué aburrido estoy de eso. Pero el tiempo se detiene y acelera, y ahora estoy por las tardes con un altavoz, unos cascos sony de hace 30 años que se han librado de varias tiradas por no llamar la atención, el portátil y un micro, buscando melodías en el supermercado salvaje y adocenado del qué decir.

Me puse la vacuna de la gripe por primera vez. Se hinchó el brazo. No mucho más.

Ayer volví a ver entrevista con el vampiro sólo porque empiezo a sentir algo que vi por primera vez allí. Que leí, más bien, en el primer viaje a La Palma. Un tipo que despierta después de un largo tiempo asustado, desorientado y cabreado, muy cabreado. La vida parece que se abre para él y que vuelve a ser él mismo siendo ya otra cosa.

Es curioso lo poco que a veces hace falta y lo imposible que era cinco minutos antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.