# perdiendo.org/museodemetralla

entraron en mi cabeza (189) | libros (14) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (4) | freakeando (75) | arduino (1) | autoreferencial (9) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | vim (1) | zatchtronics (3) | hago (630) | canciones (92) | cover (18) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (11) | fotos (37) | nanowrimo (3) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (309) | Anclajes (15) | andando (3) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | palitos (2) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (79) | anatemas (7) | orbital (1) | vindicaciones (103) | perdiendo (1.474) |

doblegar el calor

Pues estaba agotado, este año el calor me está transfigurando. Siempre me he sentido bien con él, pero ahora necesito dormir de cinco a ocho, desde que termino de currar hasta que me salgo a caminar. Aún así me he ido a Ikea con la family, estábamos en la lucha por decorar el cuarto de la madre en Medranda y quería hacerlo porque quería verlas y estar con ellas pese al calor, pese a que después de tanto tiempo de cuarentena no soporto más que los pantalones cortos, las sandalias y la camiseta y todo lo demás me hace sentir atado, gordo e impedido y pese, sobretodo, a la costumbre de dormir cuando pega. Pero lo que compensa compensa. La hemos terminado, al menos en la parte de las compras. No me gustan los centros comerciales, no me gusta lo que me cuentan de sí mismos, pero es verdad que en ciertas cosas, y con mucho cuidado, sirven para lo que sirven y lo hacen regularmente bien. Es verdad que ahora mismo con el verano no hay de demasiado y que tienes que andar de aquí para allá, pero en su esencia, ser un lugar de encuentro de cosas que tendrías que comprar de un modo desperdigado, siguen siendo una evolución potente y peligrosa. O potente pero peligrosa, o potente pero. Voy a dejarlo estar ahí.

Había terminado de hacer un backup del server entre curro y curro. Me gusta lo de currar desde casa por eso: siempre puedes encontrar un hueco para tus propias cosas. No es rebeldía, lo juro, es simplemente la capacidad de rellenar los espacios vacíos. Llevo veinte años bregando con linux y ahora es todo tan sencillo que da sustito. Antes yo sabía menos y todo era mucho más complicado. Llevo treinta, 30, TREINTA años currando ininterrumpidamente y la costumbre no termina de hacerlo más fácil.

Lo bueno del centro comercial es que está lleno de caras, de brazos, de piernas, de torsos. He dibujado en mi cabeza más que en las últimas semanas en papel. Qué riqueza de formas que existen. Como llevo tiempo viviendo en un pueblo con las mismas caras y los mismos gestos a veces se me olvida que hay miríadas de otros diferentes a poco que cojas un cuarto de hora el coche para ir a otra parte. Soy un ermitaño aldeano en esencia, y pese a haberlo disfrutado como un tonto eso no va a hacer que me entren ganas de ir a Ikea mañana. Contradicciones.

Me gusta mi familia. Sé que tenemos problemas y que no se elige pero me gusta. Hemos estado ocupados y contentos en ello mientras compartíamos el rollo de buscar muebles. He comprado la estantería de planticas de la foto y un protector de suelo para la silla de oficina, trabajando desde casa desgasto el parquet en una semana las mismas horas que antes en tres meses. He regado, olía a tierra mojada. Cuarenta y cuatro macetas en 50 metros cuadrados.

Como instalé linux mint 20 en el sobremesa no tenía gimp instalado, así que he abierto un terminal y sudo apt-get install gimp, lo he abierto, he recortado la imagen de arriba, la he guardado.

Ser feliz puede ser una tontería, no tengo ni idea, pero está bien. Está muy bien. Tiene su cosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.