autoreferencial (2) | entraron en mi cabeza (180) | libros (11) | me lo llevo puesto (7) | Renta básica (8) | series (2) | freakeando (49) | arduino (1) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (3) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (2) | raspberry pi (3) | vim (1) | zatchtronics (3) | hago (488) | canciones (75) | cover (12) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (10) | fotos (19) | novela (25) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (4) | rehab (4) | poemas (298) | Anclajes (15) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (1) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (71) | anatemas (7) | perdiendo (1.326) | vindicaciones (89) |

clipperz

Clipperz es un gestor de contraseñas gratuito que llevo usando alrededor de diez años (catorce, aunque me haga polvo).

Puedes descargarte una copia offline para utilizar cuando el servidor esté caído (yo nunca lo he visto), puedes asignarle un pin a un dispositivo para no tener que escribir usuario y contraseña cuando entres desde él. Admite haste 100 megas de adjuntos (que suelen ser claves de recuperación en .txt, así que es espacio más que de sobra, yo en todo este tiempo llevo utilizados 9.37 kB) y tiene un generador de claves aleatorias configurable. Puedes utilizar etiquetas para organizar las claves, archivar las que ya no usas pero prefieres conservar y eliminar las que no. Utilizan tu usuario y contraseña para encriptar la información y no los almacenan, así que si se te olvida uno de los dos no hay forma de recuperarlo, con eso hay que tener cuidado.

El problema de utilizar contraseñas iguales para varios servicios relacionadas con una misma dirección de correo electrónico no es que alguien la reviente, sino más bien que sea accesible mediante alguna vulnerabilidad (y son relativamente frecuentes) y empiecen a “probar” con ella en los demás servicios y a acceder. Es importante que las contraseñas sean únicas, independientemente de si son más o menos intrincadas. Hay gente que utiliza una sola pero personalizada en cada caso, utilizando una base común y añadiendo las dos primeras letras del servicio en algún momento, por ejemplo.

A mí me gusta clipperz. Me fascina que una herramienta tan potente y versátil esté a disposición de todo el mundo de forma gratuita. Tambien, claro, aceptan donaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.