# perdiendo.org/museodemetralla

entraron en mi cabeza (199) | libros (19) | me lo llevo puesto (7) | pelis (2) | Renta básica (9) | series (5) | escasez (2) | frikeando (91) | arduino (1) | autoreferencial (10) | bici (1) | esperanto (4) | eve online (3) | git (2) | GNU/linux (4) | markdown (7) | nexus7 (2) | python (7) | raspberry pi (3) | vim (1) | wordpress (1) | zatchtronics (3) | hago (712) | canciones (118) | cover (33) | el extremo inútil de la escoba (2) | guitarlele (11) | ruiditos (11) | fotos (37) | nanowrimo (3) | novela (26) | criaturas del pantano (5) | el año que no follamos (12) | huim (5) | rehab (4) | poemas (347) | Anclajes (15) | andando (3) | B.A.R (7) | Canción de cuna para un borracho (38) | Cercos vacíos (37) | Cien puentes en la cabeza (7) | Conejo azul (6) | Contenido del juego (5) | De tiendas (3) | del pantano (3) | Destrozos (2) | Epilogo (4) | Fuegos de artificio (5) | Imposible rescate (15) | Jugando a rojo (7) | Lo que sé de Marte (11) | Los cuentos (21) | Montaje del juego (5) | Orden de salida (4) | palitos (31) | Piernas abiertas (7) | Poemas medianos (12) | Privado de sueño (7) | rasguemas (5) | Tanto para nada (17) | Todo a 100 (2) | Uno (4) | relatos (96) | anatemas (9) | orbital (2) | prompts (8) | vindicaciones (103) | perdiendo (1.618) | atranques (1) |

cajas cerradas

A mí lo que me interesa no es la felicidad de todos los hombres, sino la de cada uno de ellos.

Boris Vian, La espuma de los días. Capítulo 15. Dicho por Colin.

Efectivamente, los primeros recortes han sido para la dependencia, la sanidad, las pensiones. Justo para el mundo de los más desprotegidos, de los que precisan mayor cuidado. En mi opinión, se trata de medidas absolutamente injustas, porque los más necesitados tienen que ser la primera preocupación de una sociedad, precisamente porque son los más vulnerables. La ética sirve, entre otras cosas, para recordar que hay que saber priorizar y que los peor situados han de estar en el primer lugar.

Rajoy es el brazo ejecutor de un plan que consiste en quedarse con todo sin provocar violencia. Para lo cual es necesario desactivar a la gente, empobrecerla con indigencia cultural, pervertir su moral, inducirle rancias costumbres y dominarla con el miedo a quedarse en paro o con el miedo a quedarse sin dinero o con el miedo a pasar hambre o a perder la casa, o a vivir en un país intervenido, o a caer enfermo, o a hacerse viejo, o a no poder pagar los estudios de los hijos…

Antonio Orejudo, El síndrome de Estocolmo

Una sociedad transparente, que empieza siéndolo al menos, puede dejar de serlo de forma abrupta —un golpe de estado, por ejemplo— o a través de un proceso más gradual basado básicamente en la acumulación de poder de unos cuantos sobre los demás. Ambas son la misma en realidad, lá única diferencia es la rápidez del resultado.

Todos intentamos ayudar al conocido y a nosotros mismos, cómo no, pero hay límites que deberían no traspasarse nunca. Y más, y sobre todo, cuando hablamos de poderes públicos. El tipo que obtiene un cargo público debería entender que no tiene nada más que el cargo. Y con esto quiero decir que él no tiene en sí poder alguno, lo tiene el cargo que ahora mismo representa y lo seguirá reteniendo cuando él ya no lo haga y pase a otro. El poder está en el cargo, no en su actual representante.

El secreto, la falta de transparencia, es como una caja negra en la que se puede meter lo que quiera el que lo tenga. Y por eso el secreto, la falta de transparencia, es una cosa muy peligrosa.

Vivimos tiempos de desconfianza precisamente porque algunas, aunque pocas, de esas cajas se han abierto, o al menos se han entreabierto, y hemos visto que contenían olores podridos. Si en algún momento tuvimos confianza ciega en nuestros representantes el levantar estas tapaderas ha hecho que razonablemente la perdamos.

Y ahora es cuando es más importante la transparencia, y no para recuperar la confianza y volver más tarde a lo mismo, sino para que se instale de una vez y para siempre. Es bueno que lo haga.

El avance del ser humano se ha basado siempre en la acumulación de conocimiento. Si cada generación, en cada cultura y en cada pueblo, hubiera tenido que arreglárselas para “descubrir” el fuego una y otra vez todavía estaríamos ahí mismo. No tiene sentido que un conocimiento tenga dueño, porque eso nos empobrece constantemente como especie y nos resta futuros a todos. Cogemos, aprendemos, mezclamos y así avanzamos.

La ciencia farmacéutica avanza, por ejemplo, pero si lo hace basada en grupos herméticos y estancos de investigación que nada más descubrir algo útil para todos lo encierran en copyrights leoninos, podemos intentar imaginar cómo no avanzaría si estuviera basada en grupos colaborativos de trabajo y resultados y conclusiones públicas a la vista de cualquiera. Como efecto colateral tendríamos medicamentos mucho más baratos al no tener que rentabilizar inversiones iniciales tan enormes (y ahí… estoy siendo buenista, no todo ni de lejos se va en amortizar la inversión, aquí la pregunta está en cuánto se está rentabilizando).

Desde el principio me llamó mucho la idea de que en Linux gente de todas partes del mundo trabajase colaborativamente para mejorar el sistema operativo, en contraposición a las compañías que contratan un equipo más o menos grande para lanzar un SO cerrado, de código no revisable. Porque en una caja caben muchos secretos, y muchos más si no podemos mirar dentro. Y porque todo lo que hay en esa caja, lo bueno que haya, no va a poder ser usado libremente para ampliar el conocimiento de la humanidad. Al menos no mientras el que la posee no la abra.

Eso pasa exactamente igual en política, con las negociaciones en la trastienda y concesiones a medida, si es que pasan por pliego de condiciones. Sin transparencia, por un lado, no sabemos qué olores están generando según qué comportamientos, y por el otro estamos perdiendo una experiencia organizativa que se oculta y no permite sacar conclusiones de ella de cara al futuro.

En política, excepto lo que los periódicos publican, tenemos que estar redescubriendo el fuego cada legislatura. Y eso no tiene sentido alguno.

Todo sigue estando basado en que la opacidad puede ser determinante para la supervivencia de mi clan en un mundo en guerra. Si yo tengo un conocimiento que me da poder sobre otro no quiero cederlo porque puede ser que tenga que usarlo, ya que el de enfrente está haciendo exactamente lo mismo contra mí. Y uno, una vez que ha empezado a ocultar y consigue una zona opaca a la vista pública, supongo que se pregunta si no podría usarla en su propio beneficio y en el de sus afines. Se construye el espacio con una razón históricamente lógica, y el mal uso viene después.

Todo se simplificaría bastante y empezaríamos un nuevo renacimiento si tuviéramos todos, todos, en cuenta que no estamos en guerra con nadie más que con nuestros límites como especie, en lo general, y con los nuestros propios, en lo particular.

Eso pasaría por una renta básica que nos hiciera tener seguro el presente y el futuro y que nos concediera el tiempo para desarrollar lo que nos interesa, en vez de la pseudo esclavitud del trabajo basado en una nómina que amplía tu futuro al mes siguiente, siendo de ahí en adelante todo oscuridad. Eso genera miedo. Eso se está usando como herramienta de chantaje, y también como adormidera que nos limita únicamente al futuro inmediato: la siguiente nómina, la siguiente mensualidad de la hipoteca o el alquiler, la luz, el plazo del coche, la lavadora que se ha roto y a ver de dónde saco pasta para reemplazarla. Una plétora de preocupaciones que deberían ser insignificantes son sin embargo fundamentales —por acuciantes, no somos tontos, estamos simplemente estresados— y absorben nuestro tiempo y nuestros esfuerzos, y nos convierten en prácticamente nada. En prácticamente nada comparado con lo que podríamos ser si las cosas fueran de otra manera.

Y podrían serlo, porque esto lo hemos hecho de algún modo entre todos. Pero tal y como están las cosas ahora lo han hecho unos más que otros y mediante cajas opacas, mantienendo su contenido en secreto. Hay que abrirlas, es un primer paso. Los poderes públicos no deberían perder de vista su adjetivo. Precisamente los que gestionan lo público con los recursos de todos no deberían esconder nada, porque están cuidando lo nuestro, lo de todos, lo que hacemos con nuestro presente y lo que vamos preparando para el futuro.

Cuando se pierdan los miedos históricos y las cajas se abran tendremos realmente el poder de cambiar nuestro futuro para bien de cada uno. Y habrá un renacimiento, claro que lo habrá, porque el poder combinado siempre es mucho más eficaz que el de unos cuantos encerrados en un despacho. Y ese poder combinado tiene una receta muy sencilla, que radica en la libre disponibilidad de la información y nuestra capacidad como individuos de hacer cosas nuevas con lo que esfuerzos anteriores nos han legado. Todo discurso que no asuma y crea en esto estará frenando nuestras posibilidades a todos.

Cuando conocí Linux y lo instalé la primera vez, hace muchos años, la opinión general es que era una especie de divertimento para frikis. Ahora puebla servidores, supercomputadoras, móviles, consolas, la administración pública… excepto en PC de escritorio, y debido a ciertas políticas de las compañías de sistemas operativos privativos en sus negociaciones con los fabricantes de hardware y desarrolladores de software igualmente privativos (preinstalaciones, drivers, incompatibilidades, todo en la más absoluta sombra del código cerrado, es decir, cajas y cajas de secretos sobre más cajas de secretos apoyándose entre sí para no perder la posición dominante, llevado a cabo mediante la ocultación de conocimiento que obliga a la ingeniería inversa), excepto en PC de escritorio Linux, ese juguete de frikis que combinan sus esfuerzos por todo el mundo, es de uso masivo, y lo es por ser más fiable, y lo es porque el equipo de desarrollo es cualquiera interesado en hacerlo.

Y eso es, únicamente, porque no hay cajas cerradas. Porque cualquiera puede mirar y aprender.

Empecemos por lo público, porque es lo más evidente. Ahí no cabe secretismo de ningún tipo que se pueda defender de un modo plausible, la gestión de lo de todos tiene que ser abierta porque, precisamente, es de todos. Y después lo demás. Vayamos al segundo renacimiento.

derecho al trabajo

El síndrome de Estocolmo es una reacción psicológica en la cual la víctima de un secuestro, o una persona retenida contra su voluntad, desarrolla una relación de complicidad, y de un fuerte vínculo afectivo, con quien la ha secuestrado.

Sufrimos de síndrome de Estocolmo con el trabajo. La necesidad de comer, vestirnos y tener un sitio donde dormir se disfraza de un supuesto derecho, el derecho al trabajo, hasta tal punto que terminamos idolatrándolo como si fuera la meta superior a la que debe optar un ser humano. Como si el trabajo fuera lo más importante que cada uno de nosotros puede y debe hacer.

Es un derecho raro. Comparémoslo, por ejemplo, con el derecho al voto: yo tengo derecho a ejercer mi voto, pero no la obligación. Si no voto no sucede absolutamente nada, excepto que no ejerzo mi derecho. Sin embargo, si no trabajo no como. ¿Es un derecho o una obligación? ¿Y a quién le interesa que yo esté obligado a trabajar? ¿Quién consigue salarios reducidos a costa de que yo esté obligado a trabajar en lo que sea bajo pena de morirme de hambre en la calle? ¿No están los representantes de los empresarios diciendo siempre que tenemos que acostumbrarnos a la idea de trabajar en lo que sea y, sobre todo, en las condiciones que sea? ¿No os suena parecido a cuando Visa hizo un informe en el que concluía que los pagos en negro eran una lacra que se podía vencer incentivando, precisamente, los pagos electrónicos?

¿No os parece que aquí ya nadie se molesta ni en disimular? Más y más.

El discurso moralista de las bondades del trabajo ha hecho que lo terminemos idolatrando, como si fuera el lugar en el que todos nos realizamos. Sin embargo nuestra experiencia cotidiana es muy diferente, excepto en contadas ocasiones en las que alguien disfruta realmente su trabajo vemos que la mayoría de nuestro círculo hace algo que detesta sólo para poder conseguir alimento y techo.

La única propuesta para romper las cadenas de esta esclavitud, que lo es, es la de la renta básica. El ser humano se embrutece trabajando, porque dedica la mayoría de sus energías y sus horas más productivas del día a una tarea que no le importa en absoluto, y que sólo es un medio para conseguir cubrir sus necesidades básicas. Y eso nos cuesta, en el mejor de los casos, 160 horas cada mes. 160 horas perdidas para escribir, aprender, vivir, para realizarnos acercándonos a lo que queremos ser desde lo que ahora somos. 160 horas centrales.

Ahora mismo, con un 27% de paro y una balanza de exportaciones positiva (es decir, exportamos más que importamos, así que no estamos supliendo la falta de producción derivada de la cantidad de gente que no está trabajando comprando fuera), no sufrimos ningún tipo de desabastecimiento en ninguna parte. ¿Dónde va toda esa producción de más cuando no hay paro? ¿Es realmente necesaria? ¿Realmente es necesario trabajar cada uno 40 horas a la semana para cubrir las necesidades de todos?

No lo idolatremos. No lo merece. El trabajo son las cadenas que nos atrapan, manteniéndonos en un estado de semipobreza que nos esclaviza y nos ata a los intereses de los grandes capitales.

Miedo al infierno, miedo a que mi ordenador estalle, miedo a la prisión, miedo a las empresas que me sensibilizan con la cultura del miedo. La clase media, que es esa a la que un golpe en su coche que su seguro no quiera pagar le puede significar estar al borde de la bancarrota, tiene continuamente la sensación de estar caminando en la cuerda floja. Mientras tanto, los empresarios muchimillonarios te soplan para que pierdas el equilibrio y cuando estás a punto de caer te ofrecen la mano si les das la camisa, los calzoncillos y el reloj. Sin embargo, esto no está considerado robo ni por las leyes divinas ni por las humanas.

David Bravo. Copia este libro.

renta básica…

Primero fue el Parlamento nacional. Y ahora es la Cámara Europea. La propuesta para crear una «renta básica ciudadana», lanzada hace ya un año por los entonces sólidos socios del presidente Zapatero en el Parlamento (ERC e IU-ICV), avanza paso a paso.

Las proposiciones de ley presentadas por ERC e IU para conseguir que todos los españoles cobren una paga cercana a los 300 euros al mes “por el mero hecho de ser ciudadanos” –como defienden ambos partidos– se encuentran ya en la agenda de estudio de una subcomisión en el Congreso de los Diputados.

Y ahora, además, con la aceptación expresa como propuesta por el Parlamento Europeo. Eso sí, en el caso de la propuesta impulsada en la UE, el importe de la paga se elevaría debido a la actualización al salario medio europeo, con lo que la paga se elevaría hasta los 421 euros al mes.

Artículo original en Expansión.